top of page

Colombia : Sacrificio de ganado sigue en picada por el bajo consumo en una economía golpeada


En el primer trimestre de 2024, Colombia experimentó una disminución tanto del sacrificio de ganado vacuno como del bufalino en comparación con el mismo periodo de 2023. Sin embargo, los recientes datos revelan que el rendimiento en canal ha mejorado, de manera que se obtiene la misma cantidad de carne con menos cabezas.


La más reciente Encuesta de Sacrificio de Ganado (ESG) del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) reveló que para el caso del ganado vacuno, el sacrificio disminuyó un 1,9 % en comparación con el primer trimestre de 2023, alcanzando un total de 745.615 cabezas (hace un año se contaron 760.300).



Según la ESG, los segmentos que contribuyeron a esta caída fueron el sacrificio de hembras, que se redujo 5,6 %, y el sacrificio destinado a la exportación, que se contrajo 61,6 %. Sin embargo, se observó un incremento del 2,6 % en el sacrificio de terneros y del 4,9 % en el de machos.



Por otro lado, el sacrificio de búfalos también experimentó una disminución del 6,3 % en comparación con el mismo período del año anterior. En esta especie, el sacrificio de hembras disminuyó un 33,6%, mientras que el de machos aumentó un 7,9 %.



Óscar Cubillos, jefe de Planeación y Estudios Económicos de Fedegán-FNP, atribuyó este descenso al efecto de la Semana Santa, que tradicionalmente impacta los niveles de sacrificio, especialmente en marzo.



«El primer bimestre venía en un crecimiento casi neutro, cercano al cero, y con el tema de Semana Santa se cayó en marzo y llevó las cifras hacia abajo. Bueno, lo de marzo es comprensible, típicamente Semana Santa ocurre bien sea marzo o abril, pero de todas maneras el tema del sacrificio viene con poca dinámica», sostuvo.



Comparado con años anteriores, el beneficio de vacunos es casi igual al de 2022, con una variación de -0,3 % frente a 747.733. Sin embargo, frente al año antes de la pandemia, 2019, se presenta una reducción de 10,2 %, cuando se faenaron 830.465 animales en esos primeros 3 meses.



El sacrificio para consumo interno se mantuvo estable frente al 2023, con una diferencia de solo 0,1 %, pasando de 734.778 cabezas el primer trimestre del año pasado a 735.811. Frente a 2022, se observa un aumento mayor, de 6,3 % frente a 692.400. En cambio, cae 8,5 % respecto a 804.332 de enero-marzo de 2019.



El sacrificio para exportación es sin duda el más golpeado: -61,6 % comparado con 2023, -82,3% comparado con 2022 e incluso -62,5 % respecto a 2019, meses en los cuales la exportación de carne se vio reducida por la pérdida de estatus sanitario como país libre de fiebre aftosa en octubre de 2018.



Esto significa que a pesar de contar con el estatus, estamos enviando menos animales al frigorífico de cuando no lo teníamos. En 3 meses solo se contabilizaron 9.804, mientras que en 2023 se superan las 25.000, y en 2019 las 26.000.



El resultado más bajo fue en marzo con 2.579 cabezas, 1.215 más que la anterior cifra mensual más baja, de agosto de 2023, cuando Minerva Foods anunció que suspendía sus operaciones en sus dos plantas de Córdoba y Santander (que reactivó a mediados de septiembre).


Producción de carne en 1er trimestre de 2024


A nivel regional, las mayores participaciones en el sacrificio de vacunos se registraron en Bogotá (17,2 %), Antioquia (13,9 %), Santander (10,0 %), Córdoba (6,5 %) y Valle del Cauca (5,5 %). Sin embargo, Valle del Cauca, Santander y Córdoba contribuyeron negativamente a la variación del sacrificio total de vacunos, restando 2,1 puntos porcentuales en conjunto.



En cuanto al peso en pie, el promedio nacional del ganado vacuno sacrificado fue de 439,4 kg, con un crecimiento del 2,0 % respecto al año anterior. Bogotá, Valle del Cauca, Caldas, Tolima y Córdoba registraron los mayores pesos promedio en pie.



Además, la producción de carne vacuna en canal alcanzó 172.187 toneladas, con una disminución del 0,2 % en comparación con el primer trimestre de 2023. El rendimiento de la canal vacuna también disminuyó un 0,2%, pasando del 52,7 % al 52,6 %. Por otro lado, la producción de carne bufalina en canal disminuyó un 6,9%, mientras que el rendimiento de la canal creció un 0,3 %.



En términos de destino de la carne en canal para consumo interno, se destinaron 169.849 toneladas de carne vacuna, lo que representó un crecimiento del 2,2%. El principal destino fue las plazas y famas, con una variación del 3,4%. El volumen de carne destinado al mercado institucional creció un 3,4%, mientras que el destinado a supermercados disminuyó un 1,3%.



Cubillos explicó que si bien el precio de la carne se ha mantenido estable, con un ligero incremento del 1,6 % en lo que va del año, el nivel de ingreso de la población es un impedimento para elevar la demanda de carne.



«El tema no es de precios en este momento, sino de nivel de ingreso. La economía no va bien, a pesar de que la inflación ha venido bajando, los precios han venido bajando, pero el desempleo ha venido subiendo, y eso pues en una economía que está teóricamente desacelerada afecta la cantidad de dinero que la gente tiene como ingreso disponible, es decir, está gastando menos», anotó.



Por otro lado, Cubillos destacó que los animales están siendo sacrificados con un peso promedio mayor en comparación con años anteriores, lo que implica que se necesiten menos animales para alcanzar los niveles habituales de oferta de carne. En el primer trimestre de 2023 se estaban sacrificando animales de 431 kg en promedio, mientras que este año se ha alcanzado un promedio de 439,4 kg.



«Esos ocho kilos de diferencia hacen que se necesite menos animales al sacrificio para llegar a un nivel semejante de oferta de carne. Pero de todas maneras, la principal razón es el tema de consumo, y no consumo por precio sino consumo por ingreso, por temas de que la economía viene con poca dinámica, muy sensible», sentenció.


Fuente: Agro Meat

3 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page