top of page

El maíz pone a prueba dos siglos de relaciones México-Estados Unidos



Estados Unidos y México celebraron 200 años de relaciones diplomáticas en diciembre de 2022, pero el cultivo de maíz ahora está poniendo a prueba esa relación. Los vecinos de América del Norte tienen quizás uno de los lazos bilaterales más estrechos del mundo, respaldados por sólidas relaciones económicas y comerciales, y ambos generan cientos de miles de millones de dólares en ingresos comerciales entre sí. Electrónica, vehículos, combustibles, minerales, plásticos y maquinaria son las mayores exportaciones estadounidenses a México. El fuel oil, la gasolina, las partes de vehículos motorizados, los vehículos de pasajeros y comerciales constituyen la mayor parte de los suministros mexicanos a los EE. UU. Pero es la agricultura la que permanece en el centro de las relaciones comerciales entre Estados Unidos y México. Su comercio agrícola se valoró en $ 73,14 mil millones en 2022, un 13% más que el año anterior y representa el 10% de su comercio bilateral total, según mostró el informe de la Oficina del Censo de EE. UU. publicado el 14 de febrero. Las principales exportaciones agrícolas de EE. UU. a México en 2022 fueron maíz, soja, productos lácteos, carne de cerdo y trigo, mientras que los principales suministros mexicanos a EE. UU. incluyeron frutas, verduras, azúcar y café. Washington sabe que México no solo es vital para los agricultores estadounidenses, sino también una fuente viable de ingresos y generación de empleo para otras industrias. Washington también es consciente de que los dos aliados democráticos juntos forjan un formidable frente estratégico en los foros internacionales. “Las relaciones de Estados Unidos con México son sólidas y vitales, y México sigue siendo uno de los socios más cercanos y valiosos de Estados Unidos”, dijo el Departamento de Estado de Estados Unidos el 16 de septiembre de 2022. Una disputa sobre el maíz ahora está poniendo a prueba esa relación. México es el segundo mayor comprador de maíz del mundo, importando entre 16 y 17 millones de toneladas al año. Las importaciones de maíz de México en 2021 se valoraron en $ 4,620 millones, y el maíz estadounidense representa el 98% de la participación de mercado, según datos del Observatorio de Complejidad Económica. No sorprende que cualquier descontento con el maíz en México pueda generar nerviosismo en toda la comunidad agrícola estadounidense, especialmente en Illinois, Louisiana, Iowa, Kansas, Nebraska y Missouri. En los últimos años, estos seis estados han enviado la mayor parte de las exportaciones de maíz de EE. UU. a México, según datos de la Oficina del Censo de EE. UU. La mayor parte del maíz producido por los agricultores estadounidenses está modificado genéticamente. La amistad se vuelve amarga En diciembre de 2020, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, emitió un decreto presidencial para prohibir el maíz transgénico para consumo humano a fines de enero de 2024. Las semillas de maíz transgénico pueden contaminar las variedades nativas de México y también podrían tener un impacto perjudicial en la salud humana, dijo Obrador. Una de las principales instituciones científicas mexicanas, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, reclama la evidencia de riesgos para la salud documentados por el consumo de grandes cantidades de maíz transgénico mínimamente procesado, que también puede contener residuos del herbicida glifosato. En un principio, este decreto fue visto como un truco político por parte del presidente mexicano. La comunidad agrícola estadounidense pensó que la decisión de México podría revertirse bajo una presión diplomática sostenida. Pero, con el paso de los meses, un México imperturbable avivó el temor de una pérdida comercial considerable para los productores de maíz estadounidenses. El secretario de Agricultura de EE. UU., Tom Vilsack, advirtió que la prohibición del maíz transgénico tendría un impacto significativo en el comercio entre EE. UU. y México. Una cuarta parte de las exportaciones de maíz de EE. UU. generalmente se dirigen a México cada año, por lo que es probable que cualquier indicio de incertidumbre de compra por parte de los mexicanos haga que los precios del maíz sean aún más volátiles, especialmente en medio de la guerra entre Rusia y Ucrania y los crecientes temores de seguridad alimentaria en todo el mundo. “El decreto de eliminación gradual del presidente de México tiene el potencial de perturbar significativamente el comercio, perjudicar a los agricultores en ambos lados de la frontera y aumentar significativamente los costos para los consumidores mexicanos”, dijo Vilsack. “Debemos encontrar un camino a seguir pronto”. No es sorprendente que desde Washington comenzaran a emanar palabras más severas con veladas amenazas de sanciones. “Estados Unidos se vería obligado a considerar todas las opciones, incluida la adopción de medidas formales para hacer cumplir nuestros derechos legales en virtud del USMCA”, agregó Vilsack, refiriéndose al tratado de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá. A fines de 2022, México cedió ante la intensa presión de EE. UU. y propuso retrasar la restricción a la importación de maíz transgénico hasta 2025 y excluir del alcance del decreto las importaciones de maíz amarillo para alimentación animal. Pero los legisladores estadounidenses querían que Obrador revocara todo el decreto, no solo algunas secciones. Con la presión sostenida del cabildeo de los agricultores, el gobierno de EE. UU. dijo el 6 de marzo que se tomó una medida de cumplimiento contra México por socavar los compromisos comerciales del T-MEC. “Estados Unidos ha expresado repetidamente nuestras serias preocupaciones con las políticas de biotecnología de México y la importancia de adoptar un enfoque basado en la ciencia que cumpla con sus compromisos del T-MEC”, dijo la representante comercial de EE. UU., Katherine Tai. “Las políticas de México amenazan con interrumpir miles de millones de dólares en el comercio agrícola y sofocarán la innovación que es necesaria para enfrentar la crisis climática y los desafíos de seguridad alimentaria si no se abordan. Esperamos que estas consultas sean productivas a medida que continuamos trabajando con México para abordar estos problemas”. Pete Meyer, economista de cultivos y materias primas de S&P Global Commodity Insights, dijo que una prohibición total de las importaciones de maíz transgénico no es práctica. “Con Ucrania fuera de escena, en teoría no hay suficiente maíz no transgénico para satisfacer las necesidades de México”, dijo Meyer. ¿Qué sigue? La pelota está ahora en la cancha del T-MEC y se vislumbra una prolongada disputa. Cualquiera que sea la decisión, los agricultores estadounidenses probablemente estén enfrentando largos períodos de ansiedad, dijeron analistas de materias primas, por temor a que la disputa se prolongue durante años. Hay preocupaciones adicionales de que el problema del maíz transgénico se convierta en una avalancha, con ambas partes imponiéndose sanciones de represalia entre sí. Las restricciones comerciales punitivas son perjudiciales para las economías, como se ha visto en la disputa arancelaria entre Estados Unidos y China, que ya ha costado a ambos países cientos de miles de millones de dólares. Pero no se pueden comparar las relaciones de Estados Unidos con China con las de México. Uno es un adversario desde hace mucho tiempo con una gran influencia económica, mientras que el otro es un aliado del vecindario a pesar de las frecuentes disputas. Existe la esperanza en ambos lados de la frontera de que prevalecerá el sentido común y que los lazos entre Estados Unidos y México volverán a encarrilarse. “Esta ha sido una batalla continua, llena de retórica”, dijo Meyer. Es difícil imaginar que se intensificará, agregó.

0 visualizaciones0 comentarios
bottom of page